25.3.12

Yo no le hago a eso.


La moral es un conjunto de leyes más descritas que escritas que rigen la conducta de los seres humanos y califican las acciones voluntarias de estos como buenas o malas.

Creo que carezco de moral. Creo. No sé si así puedo dar a entender que me vale madre si piensan que lo que hago está bien o mal. Tengo claro que mis derechos terminan donde comienzan los de los demás, pero esa parte pertenece a mi ética y a la forma en que yo misma juzgo las acciones que emprendo.

La moral es esa voz que sale de algún lado que dice: "no desees a la mujer de tu prójimo", "las prácticas sodomitas te llevarán al infierno, no lo hagas", "¡decoro!". Y, sinceramente, yo me la paso por el arco del triunfo.

La moral es un peso sobre el hombre que en realidad, como todos los animales, fue creado por la naturaleza para adaptarse, sobrevivir y aplastar a los más débiles en el camino. La moral es una bandera falsa que es pisoteada 3600 segundos por hora.

Prefiero no tenerla a violarla con cada acto. Prefiero carecer de ella a ser una persona de doble moral.

Recuerdo que no pensar en la forma en la que los demás juzgarían mis actos me ha llevado a vivir lo mejor de mi vida, así que... ¿por qué someterme al yugo de una sociedad con dos caras? Yo no le hago a eso.