29.6.15

En las faldas

Hoy he visto la manera en que centrabas ese par de ojos que tienes en la cara en las faldas de mis pantalones. Cual gato curioso has acercado la mano para tocar mis piernas. No sé si lo haces porque de verdad te encanta o si lo haces porque notas que de verdad me molesta. Quizás te gusta verme retorcerme o quizás te gusta poner a prueba mi seguridad.
Es que no tocas mis muslos que más o menos tienen carne, tocas mis tobillos delgados y juegas a subir por mis pantorrillas, me acaricias a contrapelo mientras muevo las piernas para que dejes de hacerlo.
Jamás he visto tu cara mientras doy de pataletas. Hoy sólo he visto tu par de ojos, que a veces parecen tan lejanos y que ahora mismo me parece que no volveré a ver jamás, centrados en las faldas de mis pantalones con esas ganas de acariciar.