6.11.08

Tu sonrisa

Hoy desperté extrañándote.
Al abrir los ojos tu ausencia me golpeó.

Sigues vivo.
En mi memoria y corazón
tu recuerdo se anidó.

Gracias por esa presencia
que alegró los días tristes.
Gracias por ser un amigo
que fue hermano incondicional.
Gracias por ser feliz
y por enseñarme a serlo,
por esa sonrisa de oro
que brilló con la luz de tu corazón,
por la risa de tu alma
que resuena en mis oídos
y revive la emoción de ti.

Sé que ahora estás riendo,
aunque yo llore tú ríes,
y si tú ríes en mí
yo dejo de llorar.

Pero me haces falta ahora,
para volver a verte
no puedo esperar a la eternidad.

No te olvidaría aunque por mi vida
hubieses cruzado un segundo nada más.

Tu sonrisa se grabó en mi mente
y perdurará.
Tu risa, tu voz, tu alegría,
tus ojos dulcísimos...
en mi alma perdurarán.

1 comentario:

Cristian Lagunas dijo...

Este me gustó más que los otros que publicaste. Había visto los primeros dos versos en tu mensaje personal del messenger, no creí que fuera un poema... pero te quedó bastante bien.

^^

Un saludo