26.5.08

Por Oscar Chávez, como el que canta

El amor duele
y está loco,
pero es tan rico,
tan tranquilo.
Es como una inyección de morfina,
con una ya eres adicto
a pesar del dolor
y el placer desmedido.

No hay comentarios: